Santo Domingo y San Zenón en 1930

Santo Domingo fue afectada por el huracán San Zenón. Llegó el 3 de septiembre de 1930 y hasta el día de hoy es un recordatorio penoso y sorprendente. Lo que dejó fue una escena de destrucción total parecida a las que producen las guerras en zonas urbanas y muchas víctimas.

Las víctimas dominicanas

Las víctimas mortales dd los vientos huracanados, la lluvis en demasía y un mar bravísimo fueron miles de dominicanos. Habían tantos muertos y su olor a descomposición cubría toda la ciudad, que rápidamente fueron enterrados en una fosa común. Para asegurarse que el olor a cuerpos en descomposición no afectara la ciudad, se decidió hacer la fosa común en un lugar hacia el oeste justo sl lado del mar. Así se aseguraban que el olor a descomposición fuera arrastrado hacia el oeste evitando lla ciudad por los vientos que mas veces que no soplan de este a oeste. Algunos años después se hiso el parque Ramfis, hoy parque Eugenio María de Hostos, en el sitio. Fueron desastrosas las secuelas.

Mapa de Santo Domingo (1925)

Santo Domingo en 1925. Este mapa muestra cómo era la ciudad a tan sólo cinco años del paso de San Zenón.

Imágenes

Una vista aérea de Santo Domingo en los 1920s. Nótese el puente Ozama sobre el río Ozama.
La llegada de San Zenón a Santo Domingo.
Fue increíble la destrucción en Santo Domingo. La gran mayoría de la ciudad fue destruida o afectada muy severamente.
Mirando la puerta del Conde desde el parque Independencia. No se extendía hasta la puerta el parque Independencia como lo hace ahora. Existía una calle entre el parque y la puerta.
Construido en el siglo XVI por los españoles. Lo ha visto todo la puerta del Conde. Todavía está en pié en su totalidad al lado de su ciudad. Fíjese en la eliminación de la calle para que la puerta del Conde sea parte del parque Independencia.
El elegante teatro Independencia tuvo daños muy extensos. Para la lástima de los capitaleños, posteriormente fue demolido.
El primer puente grande en cruzar el río Ozama fue el puente Ozama. Fue, además, el primer puente grande construido en la República Dominicana y uno de los puentes mas grandes del Caribe. Era para uso de coches a caballo, coches motorizados y peatones. Su construcción fue por órden del presidente Ulises Heareaux. Se hace evidente que una parte del puente fue arrancado por los vientos huracanados. La otra parte tuvo que ser demolida por estar afectada tan extensamente que no se garantizaba que era seguro para soportar el peso adicional del tráfico normal de todo tipo. San Zenón era así de fuerte.
Una foto reciente de lo que queda del histórico y destruido puente Ozama debajo del puente Mella.
El edificio original de la Santo Domingo Motors en la ciudad Colonial quedó destruido e irreconocible.
Esta casa fue destruda parcialmente por los vientos huracanados y le cayó encima una palma de coco.
El centro de la ciudad Colonial y era la plaza Mayor en los tiempos de España, el parque Colón parecía una escena de una guerra. Ni siquiera un árbol se veía verde. Hasta las luminarias sufrieron daños.
El parque Colón en la actualidad.
Totalmente destruida una parte de Santo Domingo. Lo que duró años en construirse y perduró por siglos fue destruido en meras horas por San Zenón.
Los heridos, que fueron dichosos al sobrevivir ese infierno, recibieron atenciones médicas de las enfermeras y doctores de varias instituciones de salud. Se observa en esta imagen a un herido recibiendo atenciones de enfermeras y doctores de la Cruz Roja Dominicana.
Una vista aérea del parque Eugenio María de Hostos. Este fue el lugar de la fosa común de las víctimas de San Zenón. Fue obra del arquitecto dominicano Guillermo González y era considerado una maravilla de la arquitectura moderna de parques en América Latina. En años recientes fue remozado aunwue algunos aspectos como la piscina no sufrieron cambios (excepto que funciona ahora como una fuente al estar prohibido que se bañe una persona).

Incremento de la popularidad de Trujillo

Al momento de la destrucción ocasionado por San Zenón el general Rafael Leonidas Trujiilo tenía un par de semanas que fue investido como presidente por primera vez. Su disciplina, carácter y liderazgo hizo que en poco tiempo volviera a florecer Santo Domingo. La recuperación tan rápida de Santo Domingo le ganó a Trujillo la simpatía del pueblo capitalino y del interior. Para este tiempo no era un dictador, sino un presidente nuevo comenzando su primer mandato y por su liderazgo tomó a Santo Domingo desde el precipicio y la posicionó en el mismo medio del desarrollo urbanístico moderno de principios y mediados del siglo XX en América Latina. Este comienzo tan magestuoso se convirtió en unas de las dictaduras mas largas de América.

Recordando a San Zenón

Ya es historia lo de San Zenón y su destrucción es un cuento para Santo Domingo. Sin embargo esta pesadilla será recordada por siempre al ser uno de los desastres mas extensos de la ciudad capital dominicana.

Mapa oficial de Santo Domingo 1785

D. Tomás López era el geógrafo oficial de los reyes de España y su enfoque era hacer mapas de los dominios del reino de España. En 1785 hizo lo que quizás es el mapa más exacto de la ciudad de Santo Domingo en la época colonial.

Al analizar el mapa, nos percatamos de varios detalles que no conocíamos a priori.

Los límites de la ciudad

Lo primero que nos llama la atención es que los límites amurallados de la ciudad, los cuales fueron definidos tanto en mapas como en el lugar con la construcción de la muralla en el siglo XVI, eran muy ambiciosos para lo que era la ciudad en 1785.

Debemos recordar que a raíz de la invasión del pirata inglés Francisco Drake en 1586, como parte de la guerra Anglo-española, se acelera el decaimiento de la ciudad de Santo Domingo. En esa invasión, un tercio de las casas fueron destruidas mas los habitantes empobrecidos al Drake llevarse todas las prendas y todo lo que era de valor, incluyendo las campanas de la Catedral Primada de América.

Luego, en el siglo XVII, también conocido en la historiografía dominicana como el siglo de la miseria, la isla de Santo Domingo comienza un acelerado proceso de despoblación continua que termina a principios del siglo XVIII, cuando se toca fondo con una población en la parte española de la isla de tan solo 6,000 personas.

Si bien en ese mismo siglo las inmediaciones de la ciudad de Santo Domingo experimentaron un crecimiento demográfico, primero por la fundación del pueblo de San Carlos de Tenerife el 18 de febrero de 1685 con varias familias españolas provenientes de Tenerife en las Islas Canarias, y segundo por la fundación del pueblo de San Lorenzo de Los Mina con cientos de negros españoles que estaban fugitivos en la sierra de Bahoruco; la realidad es que la misma ciudad intramuros de Santo Domingo se despobló a tal gravedad que a principios del siglo XVIII la mayor parte de las casas lucían abandonadas.

Ya para 1785 la parte española estaba en plena recuperación con una población que a lo mínimo se estimaba en 125,000 personas, gracias en gran parte al impulso demográfico por las migraciones de los españoles canarios y la multiplicación acelerada de éstos, ya que solían tener una media de 7 u 8 hijos por familia.

En el mapa se nota que la ciudad estaba experimentando una expansión con los cuadritos negros que representan pequeñas casas que se habían construido. A pesar de esa tendencia expansionista, la ciudad no sobrepasa la muralla hasta la década de 1890.

Diferencias entre la Ciudad Colonial de 1785 y la de hoy

He aquí algunas diferencias que hemos identificado en el mapa de 1785 comparado con lo que conocemos hoy de la Ciudad Colonial.

  • La Fortaleza Ozama aparece con el nombre La Fuerza.
  • La puerta de la Misericordia se llamaba puerta Grande.
  • Lo que en la muralla occidental (parte inferior en el mapa) se conoce por Plata Forma ya no existe.
  • La puerta de las Atarazanas se llamaba puerta de la Cetarazna.
  • El Palacio de los Gobernadores, hoy forma parte del Museo de las Casas Reales, se llamaba Palacio del Señor Presidente.
  • La iglesia catedral en el mapa es la Catedral Sta María La Menor, Primada de América.
  • El Convento de los Dominicos se llamaba Convento de Santo Domingo.
  • Lo que hoy conocemos por Monasterio de San Francisco era un convento.
  • El Hospital San Nicolás de Bari aparece como Hospital Real en el mapa.
  • La casa de Rodrigo de Bastidas era conocida como Los Cuarteles.
  • El matadero quedaba donde hoy es calle José Gabriel García esquina Espaillat.
  • El Almacen de la Pólvora quedaba donde hoy está la calle Polvorín.
  • El Colegio estaba donde hoy es calle Arzobispo Meriño esquina Portes.

Además, resaltamos los siguientes detalles del mapa.

San Carlos de Tenerife

El conglomerado de casas alrededor de una iglesia que se observa fuera de la ciudad (en primer plano a la izquierda), es el pueblo de San Carlos de Tenerife. Fue fundado el 18 de febrero de 1684 por varias familias españolas de la isla de Tenerife en las Islas Canarias. La iglesia existe aún y es Ntra Sra de la Candelaria, el único edificio de origen colonial que perdura hasta nuestros días en esa zona. Hoy el pueblo de San Carlos de Tenerife es un sector más de la ciudad de Santo Domingo llamado San Carlos, a poca distancia del Palacio Nacional y el Barrio Chino.

Pajarito

La comunidad de Pajarito, al otro lado del río Ozama en lo que hoy es parte del municipio de Santo Domingo Este, se puede claramente observar en el mapa. Esto evidencia que ese sector es de origen colonial.

La playa y el rompeolas de Sans Souci

La playa y el rompeolas de Sans Souci, cerca de La Torrecilla en la desembocadura del río Ozama, no existía en 1785. Con ello se evidencia que es una playa artificial construida en el siglo XX.

El mapa de la ciudad enderezado

Enderezamos el mapa de la ciudad para que se pueda apreciar la misma con el compás estándar, es decir que el norte queda hacia arriba. En el mapa original el norte queda hacia la izquierda.

El mapa original de 1785